Cuencos Tibetanos

Su sonido estable permite relajar y calmar la mente, destensa los músculos y además proporciona una relajación total.

De hecho, los sonidos que producen los cuencos tibetanos ayudan a estimular el equilibrio de ambos hemisferios cerebrales, a la vez que estimulan la actividad de las ondas alfa y beta de nuestro cerebro.